lunes, 22 de octubre de 2018

ENCUENTRO DIOCESANO

Sábado, 20 de octubre: Acoger, vivir... ser regalo


A este encuentro diocesano estaban convocados a participar los Equipos de las Delegaciones y Secretariados, los Consejos Pastorales de las parroquias y Zonas Pastorales de Palencia, los Agentes de Pastoral (catequistas, militantes, animadores...), y cualquier persona que desease participar.
Para este Encuentro se han planteado los siguientes objetivos:
   - Espacio propicio para que todos los agentes de Pastoral de la Diócesis de Palencia pudiesen conocerse y relacionarse.
   - Seguir insistiendo en el conocimiento de la Programación diocesana para este curso 2018-2019.
   - Iniciarnos todos en varios contenidos de dicha programación participando en alguno de los siguientes talleres.
      1. MIRAR CON OTROS OJOS. Lectura creyente de la realidad.
      2. ¡BUENA NOTICIA! ¿LO PILLAS? Claves de lectura del Evangelio para niños y grandes.
      3. EL ARTE DE ACOMPAÑAR. Acompañar y acompañarnos.
      4. HACIENDO HOGAR. Familia y educación cristiana.
      5. #FEINNOVACION. Claves metodológicas para la educación cristiana.
      6. … DESDE DENTRO. Espiritualidad e interioridad.
      7. ¡ESTO HAY QUE CELEBRARLO!. Animación de la Palabra.
      8. LA IGLESIA SE MOJA. Doctrina social de la Iglesia.


Aquí siguen algunas imágenes de los distintos momentos del desarrollo del encuentro.
























 Carlos Herrero, momentos antes de iniciar el concierto de música trashumante que ofreció a todos los asistentes al Encuentro.





jueves, 11 de octubre de 2018

EL TRABAJO: UN BIEN DE LA PERSONA Y DE LA SOCIEDAD AL SERVICIO DE LA VIDA



Hay que seguir preguntándose sobre el sujeto del trabajo y de las condiciones en las que vive.

Son siempre necesarios nuevos movimientos de solidaridad de los hombres del trabajo.

Esta solidaridad debe estar siempre presente allí donde lo requiera la degradación social del sujeto del trabajo, la explotación de los trabajadores y las crecientes zonas de miseria e incluso de hambre.

La Iglesia está vivamente comprometida con esta causa, porque la considera como su misión, como verificación de su fidelidad a Cristo, para poder ser verdaderamente "la Iglesia de los pobres"
Y los pobres aparecen en muchos casos como resultado de la violación de la dignidad del trabajo humano:

Bien sea porque se limitan las posibilidades del trabajo,

bien porque se desprecia el trabajo y los derechos que fluyen del mismo,

especialmente el derecho al justo salario,

a la seguridad de la persona del trabajador y de su familia.
 





(San Juan Pablo II, Laborem Exercens, 8)



 









lunes, 8 de octubre de 2018


La campaña «Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza»
inicia una nueva etapa centrada en transformar actitudes

 Se marca como objetivo promover los valores de Laudato Si’en las comunidades cristianas locales para impulsar la transformación individual, comunitaria y social

Dentro de esta nueva etapa, la Campaña se verá reforzada
a través de su alianza con la Red Eclesial Panamazónica (REPAM),


Madrid, 4 de octubre de 2018.-
La celebración, el 4 de octubre, de la festividad de San Francisco de Asís, modelo de relación con la creación y de cuidado de la Casa común, sirve de marco idóneo para presentar la nueva etapa que inicia la campaña «Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza», después de culminar un recorrido de dos años en los que se ha venido impulsando un intenso itinerario de sensibilización en torno al cuidado de la Creación y a la encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco.

Incidir en la transformación de las comunidades locales

Siguiendo el aliento profético de esta encíclica, las entidades que impulsan la Campaña –Cáritas, CEDIS, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario)— han acordado seguir sumando sinergias con el objetivo de promover los valores y principios de Laudato Si’en las comunidades cristianas locales, y mostrar la importancia de la relación entre nuestros estilos de vida, el deterioro ambiental y la realidad de las comunidades empobrecidas a la hora de impulsar la transformación individual, comunitaria y social.

La figura de Francisco de Asís, cuya fiesta se celebra al comienzo del otoño, cuando la Naturaleza inicia otro ciclo anual, sirve como paradigma “del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad. (…) Él manifestó una atención particular hacia la creación de Dios y hacia los más pobres y abandonados. (…) En él se advierte hasta qué punto son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior” (LSn. 10).

En esta nueva etapa, la Campaña seguirá promoviendo la divulgación y la reflexión de los ejes programáticos de laLaudato Si’dentro de cada comunidad cristiana, en cada uno de los territorios diocesanos de todo el país, y poniendo el foco en la urgencia de “combatir la pobreza”.

Para ello, las actividades que van a programarse en los próximos meses intentarán dar visibilidad al impacto del deterioro ambiental en los territorios empobrecidos y en sus poblaciones, que son las primeras y principales víctimas de una inadecuada intervención humana, tanto a escala local como global.

Para las entidades promotoras de la Campaña, urge ponerse manos a la obra para impulsar la transformación personal—cambio de estilos de vida—, comunitaria —a través de la movilización eclesial y colectiva— y social —en el terreno de la incidencia política—.

Alianza con la REPAM

Dentro de esta nueva etapa, la Campaña se verá reforzada a través de su alianza con la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), una iniciativa sumamente activa tanto en la defensa de las comunidades amazónicas como en la denuncia pública en foros internacionales de las vulneraciones de sus derechos ancestrales.

En esa misma línea, la celebración, en octubre de 2019, de la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Amazónica con el objetivo de reflexionar sobre el tema “Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”, supone una nueva oportunidad a la hora de fortalecer los objetivos identificados por la Campaña en esta nueva etapa.

jueves, 27 de septiembre de 2018

NOTA DE PRENSA – 26 de septiembre de 2018

La Memoria 2017 de Cáritas, relato del viaje compartido de 84.000 voluntarios con 3 millones de personas vulnerables

La Confederación Cáritas en España destinó en el último año 353 millones de euros a combatir la pobreza dentro y fuera del país
Una reciente encuesta de la Fundación FOESSA en 11.500 hogares de las 17 Comunidades Autónomas revela que 8.6 millones de personas padecen exclusión social en España, 1.2 millones más que en 2007
La exclusión social severa ha crecido un 40% y afecta a más de 4 millones de personas
Hay 6 millones de personas en situación de integración social muy débil que podrían caer en la exclusión si empeorase la situación económica 
Cáritas. 26 de septiembre de 2018.- La Memoria 2017 de Cáritas Española, presentada esta mañana en Madrid bajo el lema “Compartiendo compromiso” [DESCARGAR], es el relato detallado del viaje compartido en las 70 Cáritas Diocesana de todo el país por 84.000 voluntarios y más de 5.000 trabajadores remunerados con los más de 3 millones de personas vulnerables y en situación de exclusión social a las que se ha acompañado.
Memoria de actividades y encuesta FOESSA
Las páginas de la Memoria anual dan cuenta del destino de los 353 millones de euros invertidos en numerosos programas de lucha contra la pobreza y la desigualdad tanto en España como en diversas regiones del mundo donde Cáritas Española apoya proyectos de cooperación fraterna con las Cáritas locales.
En la rueda de prensa celebrada en la sede de la institución, junto a la Memoria anual se ha presentado también un avance de datos de la encuesta que la Fundación FOESSA (Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada), vinculada a Cáritas, acaba de llevar a cabo en 11.500 hogares de las 17 Comunidades Autónomas para elaborar su VIII Informe general, que verá la luz el año próximo.
Lo que revelan estos datos es que un total de 8.6 millones de personas padecen exclusión social en España, lo que suponen 1.2 millones más que en 2007.
Además, tras 6 años de crisis económica y otros 4 de recuperación, la exclusión social severa en nuestro país ha aumentado un 40% y afecta a más de 4 millones de personas.
Ejemplo de compromiso comunitario
Monseñor Jesús Fernández, obispo auxiliar de Santiago de Compostela                                              y responsable de Cáritas en la Comisión Episcopal de Pastoral Social; Manuel Bretón, presidente de Cáritas Española; Natalia Peiro, secretaria general; y Raúl Flores, coordinador de Estudios, han comparecido ante los medios de comunicación para explicar los aspectos más destacados de ambos informes.
Si monseñor Fernández señaló la importancia de la Memoria confederal como “expresión del compromiso comunitario favor de la justicia y el bien común y del valor de la comunión
en la construcción de la Casa común, en el desarrollo humano integral, en el compromiso transformador y en el modelo de economía solidaria”, el presidente de Cáritas elogió el valor del trabajo de los voluntarios y los trabajadores de toda la Confederación que hacen posible, a través de casi 6.000 Cáritas Parroquiales, la actividad recogida en la Memoria.
Manuel Bretón hizo un reconocimiento expreso del “apoyo privado al trabajo de Cáritas y del compromiso de las Administraciones Públicas”, así como “el papel insustituible de los medios de comunicación social al servicio de la verdad y la transformación social como transmisores de la voz de las personas más vulnerables”. “Es necesario sumar el compromiso de todos –afirmó— para defender la dignidad de las personas y las familias en situación más precaria, para construir una sociedad de acogida, sin violencias, de ciudadanos que de verdad sean iguales en derechos”.
Apuesta por la economía social y el empleo
Natalia Peiro, por su parte, desglosó las novedades que se constatan en los datos de la Memoria confederal de Cáritas, como es la clara preponderancia, por primer año, de los fondos destinados a los programas de Empleo y Economía Social, que suponen el 21.3% del total de recursos y que, indicó, “reflejan la apuesta de Cáritas por las soluciones basadas en la autonomía de las personas y un modelo de economía circular”.
Junto al importante volumen de este capítulo, puso también el foco en los recursos que se siguen destinando a Acogida y Asistencia (una quinta parte del total de recursos invertidos en 2017), lo que pone de manifiesto la persistencia de numerosas situaciones de precariedad y emergencia en las familias, que se alargan en el tiempo. Es decir, aunque desciende ligeramente el número de personas que Cáritas atiende en situaciones de grave precariedad, este apoyo se mantiene durante más tiempo y a través de diferentes programas debido a la situación de vulnerabilidad en que se encuentran.
La atención a mayores (40.2 millones de euros invertidos), a personas sin hogar (29.5 millones), y a familias y jóvenes vulnerables (23 millones de euros) siguen siendo capítulos de la acción de Cáritas en los que se aglutinan importantes recursos económicos. 
Otro de los grandes apartados del trabajo de Cáritas es el de la cooperación internacional, al que se destinaron 29.7 millones de euros. Como subrayó Natalia Peiro, “el trabajo en terceros países codo a codo con las Cáritas locales tiene como ejes estratégicos la defensa del derecho a la alimentación, el cuidado de la Creación y el impulso de una cultura de paz basada en la justicia y los derechos humanos, además de la respuesta a los efectos de las emergencias naturales”.
El esfuerzo que las Cáritas de todo el país llevan a cabo para garantizar el acceso a la salud y a la vivienda en personas especialmente vulnerables queda, asimismo, reflejado en la Memoria, con partidas de 10.8 y 10.6 millones de euros, respectivamente.
Aspectos en los que se también se detuvo la secretaria general fueron la austeridad como seña de identidad del trabajo de Cáritas, al lograr mantenerse bajo mínimos un año más los gastos destinados a gestión y administración, que representan únicamente 6 céntimos de cada euro. Y la garantía de independencia institucional que aporta a Cáritas el apoyo privado de particulares, empresas e instituciones, que aportaron 256.5 millones de euros en 2017, lo que representan el 73% de los recursos manejados por la Confederación.
Un dato a tener en cuenta es el compromiso de las Administraciones públicas con las actividades de Cáritas, que en 2017 marca con respecto a los años anteriores un punto de inflexión al alza hasta situarse en 96.5 millones de euros (el 27% del total).
Constataciones de la encuesta FOESSA
El otro eje de la rueda de prensa ha sido el avance de datos de la masiva encuesta que la Fundación FOESSA, en un esfuerzo sin precedentes, acaba de llevar a cabo para elaborar el VIII Informe, de próxima aparición. 
Raúl Flores, coordinador de Estudios de Cáritas Española, expuso las principales constataciones preliminares de la encuesta, que salen a la luz en el informe “Análisis y Perspectivas 2018” publicado por FOESSA bajo el título “Exclusión estructural e Integración Social” [DESCARGAR].
De manera sintética, las conclusiones del informe señalan lo siguiente:
- 10 años después del comienzo de la crisis económica, y 4 años después de su punto de inflexión, hemos recuperado los niveles previos a la crisis en el caso de la integración plena, pero no en los de la exclusión.
- En 2018 los niveles de integración social han alcanzado una clara mejoría, alcanzando cifras superiores al 48% e igualando la situación en 2007.
- En el otro extremo, 8,6 millones de personas se encuentran en el espacio de la exclusión social, 1.2 millones más que en 2007. Se registra un incremento de la exclusión global de casi un 11% respecto al inicio del ciclo y de un 40% en la exclusión social severa, en la que se encuentran 4.1 millones de personas que viven en 1.5 millones de hogares. Esta es la factura en términos de exclusión social que nuestra sociedad ha pagado tras una crisis de 6 años y otros 4 de recuperación. 
- La mitad de la población disfruta de integración plena y no se encuentra afectada por ningún rasgo de vulnerabilidad. La integración plena ha aumentado del 34% al 48%, lo que significa una mejora del 42%. 
- La exclusión social, se ha reducido en los últimos 5 años, del 25% al 18% de la población, lo que supone un descenso y mejora de los niveles de exclusión social del 27%. Sin embargo, en el tramo de la exclusión severa dicha mejora se queda en un 19% y pasa del 11% en 2013 al 9% en 2018.
- Podría hablarse de una recuperación a dos velocidades, que provoca un mayor distanciamiento entre los que viven una participación social integrada y quienes transitan por los espacios más alejados de la exclusión.
- Se detecta una tendencia a que las personas en situación de integración precaria tienden a concentrarse en la frontera con la exclusión moderada. El 13% de la población (6 millones de personas) que se encuentra dentro del tramo de integración social se encontraría, sin embargo, en una posición de gran debilidad, viviendo tan al día que un ligero empeoramiento de la situación socioeconómica haría que sus posibilidades de transitar hacia situaciones de exclusión sean muy elevadas.
- El balance general de esta década es que nuestra sociedad muestra un espacio de integración con bases más débiles y con una exclusión severa que se enquista en la estructura social.
Otras constataciones
El avance de datos de la encuesta FOESSA indica también que:
- La población en exclusión social en este período ha sufrido un empeoramiento en cinco de las ocho dimensiones, concretamente en las relativas a capacidad de consumo, vivienda, participación política, salud y aislamiento social.
- Una de cada cinco personas en exclusión está afectada simultáneamente por la exclusión del empleo, la vivienda y la salud, una de cada tres si hablamos de personas en situación de exclusión severa.
- El empleo no asegura la integración social. La precariedad del mismo, en términos sobre todo de temporalidad y bajos salarios, nos está conduciendo a un escenario en el que disponer de un empleo ya no es sinónimo de integración. La mitad de las familias en las que hay un empleo no disfrutan de una situación de integración plena, lo que evidencia una calidad del empleo que no permite cubrir las necesidades de los hogares.
- La incidencia en personas en situación de exclusión que, aun contando con empleo, atraviesa por dificultades en otras dimensiones es muy superior a la de la población global, llegando al 54% en el caso de la vivienda, al 50% en el de la salud, y al 24% en la dimensión del consumo. Uno de los fenómenos sociales que más explica esta situación, es la vivencia de los “trabajadores pobres”.
- La situación de exclusión en la dimensión de vivienda se reduce un 19% con respecto a los datos de 2013, alcanzando a un 24% de la población, cifra similar a la registrada en el periodo anterior a la crisis. 6 de cada 10 personas en exclusión se encuentran afectadas en la dimensión de la vivienda, lo que nos debería llevar a cuestionarnos la inexistencia de una política suficiente de vivienda pública en sus
diferentes modalidades tratando de evitar errores pasados y de buscar alternativas incluyentes en un ámbito tan elemental como es el residencial. 
- Conviene insistir en el importante papel que están desempeñando familias y redes de apoyo en el sustento que están brindando a los que viven situaciones más críticas y en la importancia de establecer estrategias institucionales más amplias que reduzcan la posible erosión en las relaciones familiares y sociales que las dinámicas de exclusión puedan producir.
La evolución hacia una sociedad desligada
Raúl Flores alertó del riesgo de que “se estén debilitando los vínculos de nuestro modelo social, ya que las diferencias que existen en las condiciones de vida entre diferentes capas y colectivos sociales están tensando los ligamentos que nos mantienen unidos como sociedad. Se crean situaciones de competencia por el empleo entre unas edades y otras, por la protección social que reciben aquellos que están jubilados y los que están desempleados, por las ayudas a la crianza de las que se benefician unas y otras familias”.
“En la evolución de nuestro marco social –explicó— estamos construyendo una sociedad desligada, que destruye con cada vez mayor intensidad los vínculos o ligamentos por los que nos sentimos miembros, con derechos y deberes, de nuestra sociedad”. 
¿Cuáles son los retos que tenemos como sociedad?
En el informe, se apuntan como retos a abordar en el corto y medio plazo los siguientes:
1. La igualdad entre hombres y mujeres. La brecha de sexo repunta en el espacio de la exclusión. En 2018 encontramos situaciones de exclusión en el 16% de los hogares donde la figura del sustentador principal es masculina, mientras que ese porcentaje asciende hasta el 20% cuando la sustentadora principal es una mujer, una brecha del 25% que duplica la brecha que existía en 2013. 
2. La integración social y económica de los más jóvenes. Los hogares con menores y jóvenes sufren mayores niveles de exclusión social. En la actualidad el 23% de los menores de edad se encuentran en hogares en situación de exclusión social, cifras superiores a las de antes de la crisis (18%). La misma dinámica se repite entre los menores de 30 años donde un 23% están en situación de exclusión, frente al 14% en 2007.
3. La inserción laboral de los adultos mayores. Los adultos mayores que se desconectan de la recuperación también son protagonistas negativos, en concreto el grupo de entre 45 y 64 años, que ha pasado de un nivel de exclusión del 13.1% en 2007 al 18.4% actual. Son un colectivo prioritario para las políticas públicas de empleo e inclusión social.
4. La protección de las familias más débiles. Las familias numerosas y monoparentales reflejan una vulnerabilidad especial. El riesgo de exclusión social se multiplica por 1.9 entre las familias con o 3 o más hijos y por 1.6 en aquellas familias con un solo progenitor. Su presencia en el espacio de la exclusión es tan preocupante como la falta de políticas de apoyo suficiente a la familia. 
5. La convivencia e integración para todas las personas. La situación de desventaja de la población extranjera se hace crónica. El riesgo de exclusión social se multiplica por 2.6 entre la población extracomunitaria, afectada el 47% de exclusión social y el 26% de exclusión social severa.
6. La respuesta de las políticas sociales. Asistimos a una protección social insuficiente, pero ahora en época de bonanza económica. La reducción de la tasa de cobertura ha pasado del 74% en 2008 al 56% actual. A ello se añada la reducción de las cuantías de la prestación por desempleo, así como la reciente reducción de las diferentes prestaciones monetarias en relación al PIB per cápita. Destaca la tímida evolución de los perceptores del sistema de rentas mínimas, que, de continuar con la evolución actual, tardaría 50 años en proteger al millón y medio de hogares en exclusión social severa.
La coyuntura de bonanza económica constituye una oportunidad para generar los apoyos necesarios a quiénes a día de hoy se encuentran peor, como son, con toda claridad, los grupos descritos, que deberían tener prioridad desde las políticas sociales del momento.

www.caritas.es

jueves, 30 de agosto de 2018


Enviamos una nota de prensa de Cáritas Española con motivo de la Jornada de Oración por el Cuidado de la Creación para el próximo 1 de septiembre, para que lo conozcan y le den divulgación, si lo consideran oportuno.

Un saludo

1 de septiembre, Jornada de Oración por el Cuidado de la Creación
 
Cáritas publica «Ampliar la Mirada», un documento que recoge su visión sobre el cuidado de la Creación.
 
Se analizan las causas de la actual crisis ambiental y se formulan cambios tanto en las estructuras como en nuestros estilos de vida.
 

Cáritas. 30 de agosto de 2018.- En el marco de la celebración, el 1 de septiembre, de la

Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, instituida por el papa

Francisco en el año 2015, Cáritas Española hace público un documento en el que bajo el
título “Ampliar la Mirada”, se recoge la visión de la institución sobre la llamada al cuidado 

de la Casa común lanzando en la encíclica Laudato Sí´. 
Basándose en la experiencia acumulada durante décadas a través de proyectos de lucha

contra la pobreza y la exclusión en España y en numerosas regiones del Sur, Cáritas es

consciente de cómo los más pobres son también los más vulnerables ante el deterioro

ambiental y el cambio climático. De ahí la necesidad de que una acción integral y global

contra la precariedad y la desigualdad, auténticamente inspirada en los valores

evangélicos, incorpore también nuestra relación con la tierra y con la Creación.

Desde esa constatación, el documento “Ampliar la Mirada” recoge los principios sobre los

que se asienta el trabajo de toda la Confederación en este ámbito y formula una batería de

propuestas orientadas a cambiar tanto las estructuras como los estilos de vida para

revertir el deterioro medioambiental.

En el primer apartado “Raíz y consecuencias de la crisis socio-ambiental”, se recuerda

cómo el calentamiento global supone una señal clara de que algo está pasando en nuestra

Casa Común y que nos obliga a preguntarnos por los “otros rostros de esta crisis

socioambiental y las causas profundas de estas alteraciones”. El documento pone el foco

sobre:

 

- El aumento de la concentración de la tierra y del control de los bienes

naturales en manos de una minoría, lo que provoca que en muchos lugares 
familias y comunidades sean despojadas del territorio que habitan y de los medios

que les permitían tener acceso a la salud, al alimento y al conocimiento.

 

- La encrucijada de un modelo energético dominado por la excesiva dependencia 
de los combustibles fósiles y los profundos impactos que genera su extracción y

consumo, por lo que la transición hacia un nuevo modelo energético basado en

energías limpias es un desafío ineludible de nuestro tiempo.

 

- La extinción de especies y defaunación, que implica la pérdida para siempre de 
las especies más amenazadas, pero también el descenso en las poblaciones deotras muchas, lo que se traduce en una pérdida de biodiversidad vegetal y animal,


de bosques primarios y ecosistemas marinos, fundamentales para la continuidad

de la vida, incluyendo la propia vida humana.

 
- Aumento del nivel de contaminación y el volumen de residuos generados por

el actual patrón de producción y de consumo, donde los peor parados son los

más pobres, que se ven obligados a abandonar sus lugares de vida o sufren más

directamente los impactos sobre su salud y la salubridad de sus hogares.

 
- La crisis socio-ambiental que está detrás de muchos conflictos y de la pérdida

o deterioro de los medios de vida, lo que provoca el desplazamiento forzado de 
millones de personas y a veces de comunidades enteras, obligadas a migrar hacia

centros urbanos o hacia otras regiones y países.

 Asumir algunos desafíos urgentes
 
  

Para Cáritas, la actual crisis socio-ambiental nos emplaza a todos a asumir algunos
desafíos fundamentales. En “Ampliar la Mirada” se señalan, en concreto, los siguientes:
1. Se requieren políticas públicas coherentes y ambiciosas que promuevan con
decisión compromisos transparentes en relación al cambio climático; una adecuada
transición energética fortaleciendo el sector de las energías limpias y renovables;
una agricultura diversificada y sostenible; modelos urbanos accesibles, sostenibles
e inclusivos; el desarrollo sostenible en el medio rural; y la garantía de derechos
laborales y el apoyo a la economía social.

2. Aunque son los Estados los que tienen la obligación de proteger los Derechos
Humanos de las personas, los actores económicos privados tienen una
responsabilidad y protagonismo ineludible en la búsqueda de soluciones, y deben
dar pasos que incidan en las causas estructurales de esta crisis socio-ambiental.

3. Fortalecer el tejido comunitario en los ámbitos locales y de proximidad, la
participación social y la incidencia política. Resulta imprescindible potenciar el
trabajo en red y el fortalecimiento de la sociedad civil.

4. Reconocer y fortalecer el protagonismo de las personas, familias, comunidades
y pueblos que defienden el derecho a la tierra, al agua, al bosque, como sujetos de
derechos, portadores de conocimiento, sabiduría y propuestas alternativas.

5. Apostar por otro estilo de vida más austero en el ámbito personal, familiar y
comunitario. No podemos dejar la solución de los problemas ambientales
exclusivamente en manos de los avances tecnológicos, porque sin cambios
profundos en nuestras actitudes y modos de vida, éstos serán insuficientes.

6. Considerar la movilidad humana como una de las estrategias de adaptación a los
efectos de la crisis socio ambiental que enfrentamos, y establecer las medidas
necesarias, a nivel local, nacional e internacional que faciliten este derecho, así
como la debida protección en su caso, la acogida e integración de estas personas
en el nuevo lugar de vida y el pleno disfrute de sus derechos humanos
 
Compromiso con la Tierra y con los pueblos
 
 
El documento concluye con una serie de propuestas dirigidas hacia la propia
Confederación Cáritas, que permitan profundizar en las iniciativas que desde hace años se
vienen impulsando para hacer real ese compromiso con el cuidado de la Creación.

Se señalan, de forma concreta, la promoción del consumo responsable, el comercio justo y las finanzas éticas; o el acompañamiento a muchas comunidades del Sur en la defensa y exigibilidad de sus derechos, en la titulación de sus tierras, en la garantía de sus medios de vida y su desarrollo integral. Este compromiso se extiende también a la defensa de los derechos de las personas migrantes y la construcción de sociedades acogedoras basadas en el encuentro fraterno. 
 
 
 
 
 









jueves, 19 de julio de 2018

IV PLAN ESTRATÉGICO DE CÁRITAS ESPAÑOLA 2018-2020

En la propuesta de Programación 2019 presentada a la 75ª asamblea General para su aprobación, figuran 7 EJES que menciono a continuación:


EJE 1.- ATENCIÓN Y ACOMPAÑAMIENTO INTEGRAL A LAS PERSONAS EN SITUACIÓN DE EXCLUSIÓN Y VULNERABILIDAD.


EJE 2.- DINAMIZAR LA COMUNIDAD CRISTIANA EN SU COMPROMISO SOCIOCARITATIVO.


EJE 3.- IMPULSAR LA SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA DE CÁRITAS, ACORDE A SU IDENTIDAD, MEDIANTE LA INNOVACIÓN Y LA EFICIENCIA EN LA CAPTACIÓN DE FONDOS Y GESTIÓN DE RECURSOS.


EJE 4.- AVANZAR EN SER UNA ORGANIZACIÓN CAPAZ DE ADAPTARSE AL CAMBIO, APRENDIENDO, INNOVANDO Y POTENCIANDO LA COLABORACIÓN ENTRE SUS MIEMBROS.


EJE 5.- MEJORAR LA EFICACIA DE LA COMUNICACIÓN, SENSIBILIZACIÓN E INCIDENCIA PARA TRANSFORMAR LA SOCIEDAD.


EJE 6.- POTENCIAR LA COOPERACIÓN FRATERNA CON LOS PAÍSES Y PERSONAS MÁS DESFAVORECIDOS DESDE LA DIMENSIÓN UNIVERSAL DE LA CARIDAD.


EJE 7.- IMPULSAR Y DESARROLLAR LA ECONOMÍA SOLIDARIA COMO MODELO DE TRANSFORMACIÓN SOCIAL.


En el Plan se mencionan los Objetivos, Actuaciones e Indicadores en cada uno de los Ejes.


En cuanto a la Comunicación,  dejo el enlace que lleva a poder a visualizar todas las ponencias y mesas redonda del encuentro que se realizó en El Escorial del 11 al 13 de abril de 2018:


https://www.caritas.es/comunicar-para-que/


Espero que os ayude y podáis disfrutar con aquello que se impartió en aquellas jornadas. Un gran abrazo en la paz del Señor Jesús.

viernes, 8 de junio de 2018

DÍA DE LA CARIDAD, “TU COMPROMISO MEJORA EL MUNDO


El Compromiso, para quien lo acepta, es una aventura arriesgada. Nos pone en una senda desconocida. Y lo que no se conoce nos plantea inseguridad, desequilibrio y muchas dudas.
Pero además es una situación que nos transforma y proyecta hacia el otro que tenemos al lado. Ese, que  desconocido, siente y padece como nosotros. “Hermano, quiero caminar a tu lado y curar las heridas que te duelen y lastiman”.
Día de la Caridad, o lo que es lo mismo, día para decidir ser valiente y creativo en aquello que nuestra vida configura un estilo nuevo, un estilo que mejora y alegra la existencia del que sufre.
Nuestra fe en el Cristo, conforma nuestra persona en la vida de los cristos rotos por las piedras del camino.
Día de la Caridad para dejarnos sanar el corazón y cantar al Dios que nos salva.
Desde aquí, felicitaciones y agradecimiento, al generoso grupo del voluntariado y jóvenes de grupos de confirmación de distintas parroquias que han estado comprometidos este fin de semana, con  su presencia, en las mesas colocadas en la Calle Mayor de nuestra capital, dando a conocer a nuestros hermanos la acción caritativa y social que lleva a cabo Caritas diocesana de Palencia. Enhorabuena.

domingo, 3 de junio de 2018

Memoria 2017 de Cáritas en Palencia


Descargar Memoria 2017



Celebramos el día del Corpus, el día de la Caridad. Y en Cáritas celebramos nuestra fiesta. En este día, como tantos otros, en la mesa de la Eucaristía hacemos memoria y celebramos la entrega gratuita de Jesús de Nazaret hasta la muerte para que todas las personas tengamos vida nueva y abundante.

Esta mesa de la Eucaristía representa el gran sueño de Dios: una mesa levantada en medio del mundo, en la que todas y todos nos podamos sentar en igualdad y dignidad, como hijas e hijos suyos que somos. Y en la que tengan preferencia las personas que andan por los caminos de la vida, a veces por las cunetas, en dolor y exclusión.

La comunidad cristiana palentina, por medio de Cáritas, ha desarrollado a lo largo del año 2017 distintos proyectos e iniciativas con los más frágiles y empobrecidos de nuestro entorno y a su servicio. La intención ha sido siempre la misma: que ese sueño de Dios se haga realidad en esta tierra nuestra y que cada vez falten menos personas en la gran mesa de la vida.

Esta memoria recoge esos proyectos e iniciativas. Gracias por abrirlo y leerlo. Nos gustaría que lo acojas como una invitación no sólo a conocer el trabajo realizado, sino también a participar en él y, así, sumarte a esta corriente de amor por los preferidos de Dios.

Sois muchas las entidades que nos ayudáis. Gracias a todas. Y gracias, sobre todo, a tantas personas que con vuestro compromiso y colaboración hacéis posible llevar a cabo la tarea.

Cáritas Diocesana de Palencia