martes, 10 de septiembre de 2013

Ropero de Cáritas

El programa del Ropero de Caritas desde el mes de agosto se ha trasladado a sunueva ubicación en la calle María de Padilla, 7, junto al vial. La ropa se recoge en el vecino Centro de Acogida al Transeúnte, en horario de mañana y tarde.

En el ropero de Caritas siguen realizando su labor 25 voluntarios que se reparten en turnos de cuatro o cinco personas para ser más eficientes en la recogida y selección de la ropa, y la atención. Atienden y acogen a las personas necesitadas de ropa de lunes a viernes -de 10:30 a 12:30- que acuden allí tras haber tenido una entrevista con la trabajadora social de Cáritas en la que se conocen y detectan las necesidades reales de la persona atendida.

Gracias a la solidaridad de los palentinos el ropero está bien surtido... si bien es cierto que con el comienzo del curso escolar surge la necesidad de chandals y playeras para los niños. También es necesario calzado deportivo para adultos.

jueves, 18 de abril de 2013

Cáritas y Enseñanza

La Delegación Diocesana de Enseñanza junto con Cáritas Diocesana organizan una serie de concursos y certámenes dirigidos a los alumnos de los centros escolares de la capital y provincia para acercar la labor de Cáritas y el lema de la campaña de este año: Vive sencillamente para que otros sencillamente puedan vivir.

Se han previsto los Concursos de Dibujo y Cuentos, dirigidos a alumnos de Primaria; y un  Concurso de Montajes (vídeos o power point) es el dirigido a alumnos de Secundaria y Bachillerato.

Con estas iniciativas se pretende acercar la campaña de Cáritas a los más pequeños. En esta Campaña se nos propone hacer posible entre todos, un nuevo modelo social y económico donde aterrizar esos valores cristianos de comunión, participación, diversidad, gratuidad, fraternidad y compromiso y hacer que el cielo oscuro en el que viven los cada vez más pobres y excluidos, vuelva a ser claro y azul para todos en todo el mundo.

Cáritas plantea  la necesidad urgente de un nuevo Desarrollo y una nueva Economía que gire alrededor del ser humano, respetando el medio ambiente. La crisis económica ha puesto al descubierto el callejón sin salida al que nos está llevando este modelo económico basado en el crecimiento sin límite.

¿Y quién mejor que nuestros jóvenes para tomar conciencia de este reto?

viernes, 15 de marzo de 2013

Cáritas y La Once

El pasado día 13, en la sede de la ONCE en Palencia, se entregaron a Cáritas 235 Kg. de comida. Esta entrega se enmarca en la iniciativa que la ONCE ha emprendido en Castilla y León, a través de la recogida de alimentos no perecederos, entre afiliados, trabajadores y pensionistas de la Organización.

La entrega de los alimentos se efectó por el Presidente del Consejo Territorial, Miguel Díez García, y por el Director de la Agencia, Rubén Arenas García, siendo Juan José Martínez Director de Cáritas Diocesana, el encargado de recoger los mismos.

miércoles, 2 de enero de 2013

El Año Nuevo de Cáritas

Cáritas sigue siendo “Cáritas”: es decir, la entidad social española (e internacional), dependiente de la Iglesia católica, que ayuda a más pobres y necesitados en este momento. Y Cáritas tiene muy claro lo que debe seguir siendo: no una entidad burocrática y fría, sino el rostro y las manos tendidas del Dios-Amor hacia los pobres.

¿Son agradecidos los pobres? Lo son. Pero, aunque no lo fueran, los pobres son la denuncia permanente de nuestros propios pecados y los de una sociedad injusta. Nadie está exento, a priori, de caer en la exclusión por enfermedad, reveses de fortuna, por propia culpa o por culpa ajena. Pero a los pobres, como decía el buen Maestro, se les anuncia la “buena noticia” con obras y amores: ayudando a ver a los ciegos y a caminar a los cojos. Los excluidos deben ser evangelizados con obras solidarias, ya que las meras palabras se las lleva el viento y la helada del egoísmo, que este sí que es un cáncer con metástasis bien extendida. De lo contrario, ¿cómo hacer visible el rostro del Dios y Padre de todos los hombres?

Cáritas ha movilizado últimamente aquí en España -son estadísticas suyas- nada menos que a 64.251 voluntarios. Más, que en años anteriores. Diríase que a más sangría social, más remedios, más movilización ciudadana y más conciencia cristiana. Así debe ser.


Todo su trabajo Cáritas lo ha hecho ordenadamente, a través de 6000 Cáritas parroquiales y dentro de las 68 Cáritas diocesanas, que aproximadamente tiene la organización, repartidas por toda España. Sin hacer más reflexiones, y a la vista de estos datos, sería ya motivo suficiente para darle gracias a Dios y no desesperar de la humanidad.

¿Pero qué nos pide Cáritas, metidos en el Año Nuevo? A las comunidades cristianas les pide que sigan siendo generosas. A la sociedad le dice que, si solidariamente nos damos la mano, habrá menos manos pidiendo pan. A las instituciones económicas (públicas y privadas) les recuerda que la gratuidad es lo más grande y hermoso, cuando la crisis aprieta en un país, sea el que sea. Y es que los resultados económicos, aun siendo importantes, no son el único criterio para funcionar en Cáritas. Es más importante hacer las cosas bien, como las hacía Jesús: ser discretos en la ayuda, para no humillar; actuar sin alardes; dar con una sonrisa y hacerlo siempre, con cariño y respeto.

¿Y a los gobiernos? A los gobiernos Cáritas les dice: Las políticas que favorezcan a los pobres y necesitados, en cualquier país avanzado, deberían ser prioritarias. Hay que tener en cuenta que los “últimos” no han provocado la crisis. Por el contrario, la ambición de algunas clases sociales, el descontrol y la avaricia de los bancos y de ciertos banqueros sin escrúpulos, son los que nos han conducido a este desastre. Añadan ustedes políticos corruptos y ciudadanos educados (o deseducados) para derrochar. Pero los pobres son los que menos culpa tienen en este desaguisado de la recesión económica y moral que padecemos. No deja de ser curioso que las clases altas no hayan conocido todavía la crisis; las clases medias la estén sufriendo como nunca, y las clases menos afortunadas (o bajas) estén peor que lo que estaban, que ya es decir. Algunos emigrantes vuelven, desilusionados, a sus países. Y aumentan los parados de corta, larga y media duración, que, cada semana, hacen cola en el reparto parroquial de Cáritas.

Pues bien, mientras mercados y políticas se ponen de acuerdo, Cáritas sigue ahí. Y ahí seguirá, en el Año Nuevo, haciendo honor a la palabra “amor”, poniendo competencia en sus empleados y una palabra alentadora, dirigida a los que van llegando, que son cada vez más.