viernes, 1 de septiembre de 2017

1 de septiembre: II Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación

La campaña «Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza» exhorta a los poderes públicos a no poner los beneficios económicos por encima de las personas

Durante los meses de septiembre y octubre, las acciones de sensibilización de la Campaña se centrarán en el punto 7 del Decálogo Verde, que anima a «no supeditar nuestra acción a los interesen económicos»

A lo largo de los meses de septiembre y octubre, la Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA pone en marcha un nuevo ciclo bimestral de sensibilización, que en esta ocasión aborda el punto 7 de su Decálogo Verde, que propone «No supeditarás tu acción a los intereses económicos».
En esta nueva etapa del calendario de sensibilización, que comienza justamente cuando se celebra la II Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, las entidades promotoras de la Campaña –Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario)—, vuelven a inspirarse en la encíclica Laudato Si´ del papa Francisco, donde se señala que «la política no debe someterse a la economía y ésta no debe someterse a los dictámenes y al paradigma eficientista de la tecnocracia. Hoy, pensando en el bien común, necesitamos imperiosamente que la política y la economía, en diálogo, se coloquen decididamente al servicio de la vida, especialmente de la vida humana» (LS 189).
En este séptimo principio, la campaña anima a todos a “constituirnos en voces que claman a los que detentan el poder de decisión en la política y en la economía, con el que orientan, fijan y condicionan en gran medida nuestro vivir”.
Para ello, las entidades se dirigen a quienes ejercen el poder en los distintos niveles de la política, la economía, la ciencia y la técnica para exhortarles «a que regresen siempre, en su toma de decisiones, a su nivel y condición de personas y ciudadanos normales, que se despojen de la impersonalidad que supone mirar desde arriba para no perder de vista la perspectiva de lo común».
De manera concreta, Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES invitan a los poderes públicos a evitar una visión y práctica distorsionada de la economía, en la que prime la maximización de beneficios a corto plazo y la economía financiera sobre la economía real. Y los insta a corregir una situación donde el interés económico prevalezca sobre el bien común y las finanzas ahoguen a la economía real.

jueves, 13 de julio de 2017

ENLÁZATE: Organizaciones católicas piden que gobiernos y políticos se comprometan con el bien común reduciendo la desigualdad y cuidando la naturaleza

La Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA no cierra por vacaciones y durante los meses de julio y agosto pone el foco en el punto 6 de su “Decálogo Verde”, que anima a “Impulsar las decisiones necesarias, aunque sean costosas”.

Las entidades católicas españolas promotoras de la Campaña y que forman parte de “Enlázate por la Justicia” –Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario)—, exhortan a que las personas que se dedican a la política, los gobiernos y las empresas asuman su responsabilidad de mejorar el mundo, ya que es un objetivo común a toda la ciudadanía y las empresas y los gobiernos juegan un papel fundamental en el cuidado de la Casa Común.  Desde la campaña se recuerda que, como afirma el papa Francisco, «el sometimiento de la política ante la tecnología y las finanzas se muestra en el fracaso de numerosas Cumbres mundiales sobre medio ambiente» (LS 54).

En esta ocasión, la campaña se centra sobre todo en los gobiernos y el mundo de la política en general y les anima a realizar su actividad con amplitud de miras, sin intereses cortoplacistas, y con el Bien Común como centro. Y es que, tal y como recuerda el papa Francisco en su encíclica Laudato si’ «Si la política no es capaz de romper una lógica perversa, y también queda subsumida en discursos empobrecidos, seguiremos sin afrontar los grandes problemas de la humanidad» (LS 197).

Está en nuestras manos ayudar a lograr gobiernos responsables y que trabajen pensando en el bien común a largo plazo.  El reto es superar la lógica de la eficiencia y de la inmediatez para que la acción política «asuma estas responsabilidades con los costos que implican» (LS 181).

Como parte de la ciudadanía debemos ser responsables de nuestros actos y comprometernos a actuar contra las causas de la pobreza y el deterioro ambiental. Debemos mantenernos firmes ante quienes nos gobiernan cuando así sea necesario; y elegir representantes en función de que cumplan con los compromisos del cuidado a aquellas personas más vulnerables y a nuestro planeta, la casa en la que vivimos.

Y es que, según aseguran las entidades que forman parte de esta Campaña, “sin una política comprometida que trabaje de forma real por un mundo en el que se respeten los derechos humanos, se reduzcan las desigualdades y se cuide la naturaleza nuestros esfuerzos particulares, se verán mermados”.

¿QUÉ PODEMOS HACER (O DEJAR DE HACER)?
En este nuevo punto del “Decálogo Verde” de la Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA, se citan cinco propuestas concretas para llevarlo a cabo:
1. Interésate por iniciativas medioambientales y políticas que se desarrollen en tu barrio o en tu localidad y participa social y políticamente.

2. Cae en la cuenta de que el cuidado de la Creación es un reto muy amplio. Es importante entender la dimensión global del reto al que nos enfrentamos.

3. Racionaliza el uso del transporte privado. Plantéate otras alternativas de transporte siempre que sea posible. Te proponemos el uso de transporte público y medios no contaminantes como la bicicleta.

4. Opta por unas vacaciones responsables, basadas en principios como el respeto hacia todas las personas y el medio ambiente en general. Muestra a tu familia la diversidad cultural o étnica y cómo nos permite mejorar y aprender mutuamente, educando en valores como la solidaridad, el compañerismo y la construcción de una sociedad más justa y sostenible.

5. Piensa globalmente y actúa localmente. No sólo debemos cambiar nuestros comportamientos personales, sino que debemos unirnos como sociedad civil de cara a cambiar estructuras.

Por último, las organizaciones de “Enlázate por la Justicia”, proponen un desafío a la comunidad educativa y le invitan a incluir el próximo CURSO ESCOLAR los principios del “Decálogo Verde” en sus actividades de educación formal y no formal.

sábado, 1 de julio de 2017

LXXIV Asamblea General de Cáritas Española DECLARACIÓN FINAL



Los miembros de la LXXIV Asamblea General de Cáritas Española, celebrada en la localidad madrileña de El Escorial los días 30 de junio y 1 de julio de 2017, aprobaron una Declaración Final en la que expresan "un ser y hacer comprometidos con la caridad y la justicia social".


“La Iglesia nos llama al compromiso social.
Un compromiso social que sea transformador
de las personas y de las causas de las pobrezas,
que denuncie la injusticia, que alivie el dolor
el sufrimiento y sea capaz también de ofrecer
propuestas concretas que ayuden a poner en práctica
el mensaje transformador del Evangelio y asumir
las implicaciones políticas de la fe y de la caridad”.

 
(Conferencia Episcopal Española, Inst. Past. Iglesia, servidora de los pobres, 40)

Proclamando juntos “la grandeza del Señor” y expresando “la alegría de nuestro espíritu en Dios nuestro Salvador”, los representantes de las 70 Cáritas Diocesanas que integran la Confederación Cáritas en España hemos reflexionado en este encuentro anual sobre los signos de esperanza y los síntomas de incertidumbre que compartimos a diario con los cientos de miles de personas que acompañamos en nuestra red estatal de acogida e inserción.

El nuevo ciclo económico iniciado hace tres años ofrece motivos para el optimismo, porque la evolución positiva de algunos indicadores socioeconómicos tiene relación directa con la situación concreta y cotidiana de muchas personas. Ahora bien, cuando los dramáticos efectos de la crisis parecen desdibujarse de las preocupaciones ciudadanas, queremos llamar la atención sobre la rigurosa constatación que acaba de hacer pública la Fundación FOESSA de que 7 de cada 10 hogares no perciben todavía que los efectos de la recuperación económica les hayan llegado.

Somos testigos directos de cómo muchas familias siguen padeciendo las consecuencias de unas condiciones de precariedad que, como venimos alertando desde hace tiempo, son el resultado directo de nuestro modelo socioeconómico.

Con el inicio de un nueva etapa de recuperación y crecimiento, vuelve a inquietarnos el riesgo de que se repitan errores pasados, siga sin incidirse de raíz en los fallos estructurales de la desigualdad y, bajo la euforia de la poscrisis, una parte de la sociedad quede relegada y continúe sin tener garantizados sus derechos básicos.

Nos preocupa que se consolide en la ciudadanía la idea de que la pobreza es algo natural y de que el hecho escandaloso de que millones de personas permanezcan por debajo del umbral de la pobreza, acuciadas por las condiciones de precariedad y abocadas a un futuro lleno de incertidumbres, forma parte del paisaje inevitable de la cuarta economía de la zona euro.

Reafirmamos, por ello, cuando se cumplen 70 años de la creación de nuestra institución, un ser y hacer de Cáritas comprometidos con la caridad y la justicia social. Con una caridad, que para servir a la exigencia de calidad, necesita de la profundidad de la denuncia social y de la propuesta de un modelo social orientado hacia la transformación de la realidad y la defensa del derecho de todos a acceder al bien común en una Casa que es de todos.

viernes, 23 de junio de 2017

Informe Análisis y Perspectivas 2017: Desprotección Social y Estrategias Familiares

  • Siete de cada diez hogares en España no perciben los efectos de la recuperación económica.
  • La mitad de los hogares se encuentra peor que al inicio de la recesión, ya que su red de apoyos se ha debilitado.
  • Un 59,5% de las familias han perdido capacidad para ahorrar; un 42,3% ha empeorado la estabilidad de sus ingresos económicos; y 38,2% ve peligrar la seguridad de mantener el empleo.
  • La mejora de la economía pasa aún más inadvertida entre los hogares en situación de pobreza, ya que nueve de cada diez de estas familias no han notado ninguna mejora en su situación financiera.
                                                               *******************


Estas son algunas de las conclusiones del informe Análisis y Perspectivas 2017 presentado el pasado 22 de junio por la Fundación Foessa, que en esta edición está dedicado al tema «Desprotección social y Estrategias familiares». 

El estudio, realizado a partir de datos oficiales y una encuesta a 1.300 hogares españoles en 17 comunidades autónomas, comprueba que «el crecimiento económico sigue conviviendo con altos índices de pobreza y desigualdad porque no es lo mismo que el desarrollo social. Es falso decir que la mejor política social es la del crecimiento económico», afirmó el secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, añadiendo que los buenos datos macroeconómicos «son necesarios pero no son suficientes».
 
El estudio recoge que la mitad de las familias cree que en cinco años seguirán estando como están, y lo que es más preocupante... la «red de seguridad» que tenían antes de la crisis es peor que la que tenían en 2008. El «colchón» de la familia y amigos es aún más débil entre los hogares en riesgo de exclusión. Si para dos tercios de la población, el apoyo del entorno familiar es la gran red de protección, en el caso de los hogares pobres, solo la mitad cuentan con familia y amigos que respondan ante la necesidad de ayuda. «El capital social va decreciendo a medida que en el hogar se debilitan las principales fuentes de ingreso económico», apunta el informe.

La crisis además ha empeorado la situación del 78% de los hogares en exclusión social. «La crisis -señala el informe- supuso un auténtico tsunami social y los años poscrisis no han servido para reparar sus efectos, más allá de una paralización del deterioro en parte de los hogares y un retroceso en los que estuvieron más afectados». La prueba de que la recesión ha empobrecido a la pobreza es que dos de cada tres personas en situación de exclusión social ya lo estaban antes de 2008.
Ante situaciones de gravedad, las familias confían más en la respuesta de las organizaciones sociales que de los Servicios Sociales Públicos.
 
A lo largo de esta larga recesión, los hogares han utilizado numerosas estrategias para afrontar las dificultades. El 70,7% ha optado por gastar menos energía reduciendo horas de calefacción, el 40,3% ha aceptado algún trabajo mal pagado, mientras que el 15,6% se ha cambiado a una vivienda más barata (15,6%). Además un 8,2% de los hogares (1,5 millones) han tenido que recibir algún hijo que vivivía de forma independiente.

domingo, 18 de junio de 2017

Día de la Caridad 2017: Merece la Pena ser Solidario

«Merece la pena ser solidario y mirar por y hacia los demás, porque aunque la situación de crisis parece que remonta, hay personas que siguen sufriéndola». Este fue uno de los mensaje que Juan José Martínez (Director de Cáritas Diocesana) lanzó a los periodistas palentinos, el pasado 14 junio, en la presentación de la Memoria 2016 de Cáritas en Palencia.

Esta Memoria es un exhaustivo documento en el que se recoge toda la labor de Cáritas. Una labor que no tiene otro objetivo que servir. Cáritas es enviada por la Iglesia para actuar en su nombre como testigos del amor preferencial del Señor por los más débiles, y sabiendo que no somos nosotros sino Él el que actúa... instrumentos en manos del Señor para servir.

A lo largo de 111 páginas Cáritas Palencia hace un ejercicio de transparencia para hacer llegar a la Iglesia y a la sociedad su labor.

Un trabajo que se desarrolla en Cáritas Diocesana, y en las Cáritas Parroquiales, de la capital (El Salvador, María Reina Inmaculada, Nuestra Señora de Allende el Río, Nuestra Señora de la Calle, Nuestra Señora del Carmen, San Antonio, San Ignacio y Santa Inés, San José Obrero, San Lázaro, San Marco, San Miguel, San Telmo, Santa María Estela, Santa Marina) y en el resto de la Diócesis (Aguilar de Campoo, Calabazanos, Carrión de los Condes, Cervera de Pisuerga, Dueñas, Grijota, Guardo, Herrera de Pisuerga, Saldaña, Velilla del Río Carrión, y Venta de Baños).

Y un trabajo que se complementa con los distintos programas y proyectos: Servicio de Ropero, Centro Logístico, Programa Regional de Empleo (Palencia), Proyecto de Intervención Familiar, Proyecto Aula de Alfabetización, Centro de Nuestra Señora del Otero de acogida a Personas sin Hogar, Programa de Infancia y Adolescencia - Centro de Día “El Castillo” (Guardo), Programa de Infancia y Adolescencia - Centro San Marco (Palencia) y Cooperación Internacional... cuenta con el apoyo de los programas de Voluntariado y Formación, Socios y Donantes y Campañas.

Trabajos, iniciativas, proyectos, gestos... todos ellos necesarios, porque como también señalaba Juan José Martínez, «hay que seguir apoyando, hay personas que son frágiles, hay que estar y trabajar con ellas». Y Cáritas tiene como objetivo   «respetar a la persona y atenderla en su integridad, nos dedicamos al cuidado integral de la persona», añadió.

ACOGIDA

La acogida es inherente al Ser y Hacer de Cáritas y es el eje de cualquiera de sus actuaciones. Es la puerta de entrada más importante que Cáritas tiene para todas las personas que hasta ella se acercan. 

Tiene como objetivo “acoger y ofrecer un espacio de escucha y orientación a las personas y familias que acuden a Cáritas”. Es el principal momento para “testimoniar el amor preferencial de nuestro Señor Jesucristo por los más débiles, realizado por los voluntarios junto a los sacerdotes”.

Por tanto, es la Parroquia el lugar de referencia que Cáritas ofrece y donde se concreta el envío hecho por la Iglesia Diocesana para servir: “acogiendo a las personas necesitadas y a sus familias”, “anunciando el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo”, “informando y derivando a recursos específicos” y “colaborando en cubrir las necesidades básicas y de acompañamiento mediante ayudas, en coordinación con la Administración, allí donde ésta no llega”.

En la acogida y la escucha es donde se detectan las carencias reales y necesidades más importantes, y desde ahí se puede dar una respuesta, haciéndoles parte en la resolución de sus problemas individuales o colectivos, y elaborando con ellos un plan de actuación concreto.

Durante el año 2016, en los programas de Acogida se atendió a 1.685 personas que forman 430 familias (1.517 personas), y a 168 personas atendidas de forma individual por estar solas o no tener vínculo familiar declarado en la intervención. Unas cifras que si se amplían a todos los programas en marcha... llevarían hasta las 4.000 personas los atendidos en Cáritas Palencia en 2016.

Para todo ello, Cáritas ha contado con un presupuesto de 1.078.005,15 €. Y con la colaboración y compromiso, sin los cuales nada de todo esto sería posible, de los más de 500 donantes y del alma de Cáritas... sus casi 400 voluntarios, y 315 socios.

Cáritas nos llama a “dejar huella”. Estamos “llamados a ser Comunidad.

Para descargar la Memoria 2016 de Cáritas Palencia en el enlace: http://bit.ly/2snG7tg
Tambien pueden solicitarla enviando un correo electrónico a medios@diocesispalencia.org

lunes, 12 de junio de 2017

PROGRAMA de CÁRITAS DIOCESANA para el DÍA DE CARIDAD Junio de 2017

Cáritas diocesana de Palencia celebra el Día de la Caridad  con varias actividades con el objetivo de acercar la labor que se lleva a cabo desde los distintos programa de Cáritas y el llamamiento que se nos hace en esta campaña con motivo del Día de la Caridad: "Llamados a ser comunidad". Las actividades previstas para estos días son:
  • Día 14 de junio:  Conferencia: “Enfermedad mental, exclusión social” Hno. Mariano Bernabé O.H. (San Juan de Dios). A las 19:30 en la Casa de la Iglesia.
  • Día 15 de junio:  Eucaristía presidida por nuestro Obispo.  A las 20:00 horas en la Santa Iglesia Catedral.
  • Día 16 de junio:  Coral Regina Angelorum. A las 20:30 en el Teatro Principal.
  • Días 16-17  Juegos infantiles.  En el parque El Salón.
  • Días 16-17-18  Mesas informativas en la Calle Mayor y en el parque El Salón.

miércoles, 7 de junio de 2017

Cauces para vivir la Comunión con los que sufren

Con la mirada puesta en nuestra realidad eclesial y social, los Obispos nos señalan algunas de las implicaciones que demanda de todos nosotros una verdadera espiritualidad de comunión con los que sufren:

[1] Comunión y dignidad humana:  La espiritualidad de comunión nos exige descubrir nuestra identidad y nuestra dignidad personal. Esta dignidad no se sustenta en factores económicos, en razones étnicas, en cuotas de poder ni en fluctuantes acuerdos humanos. Su fundamento radica en el misterio de la Trinidad que nos habita y nos constituye como imagen suya. Somos seres nacidos de la comunión y hechos para la comunión. Cuando eso falla, y este es uno de los vacíos de la cultura actual, la cuestión social se convierte en una cuestión antropológica y el mayor problema no está sólo en la pobreza, sino en la pérdida de la dignidad humana que se esconde detrás de la pobreza y que afecta a quienes la sufren y a quienes la generan.

[2] Comunión y cuidado de la casa común:  La espiritualidad de comunión nos sensibiliza sobre la importancia de sentirnos solidarios con la realidad global de nuestro mundo, sabiendo que el cuidado de nuestra vida, de las relaciones con la naturaleza y de la casa común es inseparable de la justicia, la fraternidad y la fidelidad a los demás. En consecuencia, nos empuja a tener un corazón abierto y universal para acoger a todos -especialmente a los excluidos, los descartados, los migrantes, los refugiados- y para integrarlos en nuestra comunidad haciéndolos partícipes de ella con todos sus derechos y con todas sus potencialidades.

[3] Comunión y desarrollo humano integral: La espiritualidad de comunión nos lleva a vivir el servicio de la caridad como un servicio al desarrollo humano integral. No estamos en el mundo sólo para dar pan o para promover un simple desarrollo económico. Como Jesús en el desierto, hemos de tener siempre presente que “no sólo de pan vive el hombre” (Cfr Mt 4,4). Además de pan, necesitamos “Palabra”, relación, comunicación, comunión y sentido. Necesitamos a Dios y nos necesitamos unos a otros. Por eso, decimos que estamos al servicio del desarrollo humano integral, para “promover a todos los hombres y a todo el hombre”, como formuló el beato Pablo VI (PP n.14). Precisamos un desarrollo que integre a todos los pueblos de la tierra, que integre la dimensión individual y comunitaria, la dimensión corporal y espiritual del ser humano, sin absolutizar al individuo ni masificarlo, sin reducir el desarrollo al crecimiento económico y sin excluir a Dios de la vida del hombre.

[4] Comunión y compromiso transformador: La comunión con los que sufren a causa de la marginación y la exclusión nos mueve a reaccionar ante las injusticias sabiendo que no es suficiente atender a las víctimas. Es necesario incidir en el cambio de las reglas de juego del sistema económico-social. Como dice el papa Francisco, “imitar al buen samaritano no es suficiente [...], es necesario actuar antes de que el hombre se encuentre con los ladrones, combatiendo las estructuras de pecado que producen ladrones y víctimas”. Y para esto no basta transformar las estructuras. Necesitamos dejarnos afectar por los pobres y desde ellos transformar también nuestros criterios y actitudes, nuestro modo de pensar y de vivir.

[5] Comunión y economía solidaria: Nos preocupa la sociedad centrada en el dios dinero y sentimos la necesidad de seguir abriendo caminos a otra economía al servicio de la persona que promueva al mismo tiempo la inclusión social de los pobres y la consolidación de un trabajo decente como expresión de la dignidad esencial de todo hombre o mujer. Nuestras Cáritas tienen ya un fecundo recorrido en este campo. Con ellas, “creemos que es un momento propicio para revisar este camino y dejarnos confrontar e iluminar por la fe y la doctrina social de la Iglesia de modo que, en la medida de nuestras posibilidades, respondamos a la economía que mata promoviendo otra que da vida”. Como hemos manifestado en otras ocasiones, “la reducción de las desigualdades [...] no puede dejarse en manos de las fuerzas ciegas del mercado. Es necesario dar paso a una economía de comunión, a experiencias de economía social que favorezcan el acceso a los bienes y a un reparto más justo de los recursos”.

[6] Comunión y espiritualidad de ojos abiertos: Por último, la comunión con el Espíritu que movió a Jesús a hacer de su vida una vida para los demás y una buena noticia para los pobres. Hoy hemos de ser conscientes de que no toda espiritualidad sirve para el compromiso caritativo y social. Lo ha dicho Francisco: “No sirven ni las propuestas místicas sin un fuerte compromiso social y misionero, ni los discursos y praxis sociales o pastorales sin una espiritualidad que transforme el corazón”. Lo hemos repetido nosotros en La Iglesia, servidora de los pobres (nn. 37-38). Nuestra mística ha de ser una mística de ojos abiertos a Dios y a los hermanos, no una mística sin nombre y sin rostro, como algunas de moda. Una mística buscadora de rostros, al estilo de Jesús, que se adelanta a ver el rostro de los oprimidos, sale al encuentro de los que sufren y es buena noticia para los pobres (Cfr Lc 4,16-19).