jueves, 13 de julio de 2017

ENLÁZATE: Organizaciones católicas piden que gobiernos y políticos se comprometan con el bien común reduciendo la desigualdad y cuidando la naturaleza

La Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA no cierra por vacaciones y durante los meses de julio y agosto pone el foco en el punto 6 de su “Decálogo Verde”, que anima a “Impulsar las decisiones necesarias, aunque sean costosas”.

Las entidades católicas españolas promotoras de la Campaña y que forman parte de “Enlázate por la Justicia” –Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario)—, exhortan a que las personas que se dedican a la política, los gobiernos y las empresas asuman su responsabilidad de mejorar el mundo, ya que es un objetivo común a toda la ciudadanía y las empresas y los gobiernos juegan un papel fundamental en el cuidado de la Casa Común.  Desde la campaña se recuerda que, como afirma el papa Francisco, «el sometimiento de la política ante la tecnología y las finanzas se muestra en el fracaso de numerosas Cumbres mundiales sobre medio ambiente» (LS 54).

En esta ocasión, la campaña se centra sobre todo en los gobiernos y el mundo de la política en general y les anima a realizar su actividad con amplitud de miras, sin intereses cortoplacistas, y con el Bien Común como centro. Y es que, tal y como recuerda el papa Francisco en su encíclica Laudato si’ «Si la política no es capaz de romper una lógica perversa, y también queda subsumida en discursos empobrecidos, seguiremos sin afrontar los grandes problemas de la humanidad» (LS 197).

Está en nuestras manos ayudar a lograr gobiernos responsables y que trabajen pensando en el bien común a largo plazo.  El reto es superar la lógica de la eficiencia y de la inmediatez para que la acción política «asuma estas responsabilidades con los costos que implican» (LS 181).

Como parte de la ciudadanía debemos ser responsables de nuestros actos y comprometernos a actuar contra las causas de la pobreza y el deterioro ambiental. Debemos mantenernos firmes ante quienes nos gobiernan cuando así sea necesario; y elegir representantes en función de que cumplan con los compromisos del cuidado a aquellas personas más vulnerables y a nuestro planeta, la casa en la que vivimos.

Y es que, según aseguran las entidades que forman parte de esta Campaña, “sin una política comprometida que trabaje de forma real por un mundo en el que se respeten los derechos humanos, se reduzcan las desigualdades y se cuide la naturaleza nuestros esfuerzos particulares, se verán mermados”.

¿QUÉ PODEMOS HACER (O DEJAR DE HACER)?
En este nuevo punto del “Decálogo Verde” de la Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA, se citan cinco propuestas concretas para llevarlo a cabo:
1. Interésate por iniciativas medioambientales y políticas que se desarrollen en tu barrio o en tu localidad y participa social y políticamente.

2. Cae en la cuenta de que el cuidado de la Creación es un reto muy amplio. Es importante entender la dimensión global del reto al que nos enfrentamos.

3. Racionaliza el uso del transporte privado. Plantéate otras alternativas de transporte siempre que sea posible. Te proponemos el uso de transporte público y medios no contaminantes como la bicicleta.

4. Opta por unas vacaciones responsables, basadas en principios como el respeto hacia todas las personas y el medio ambiente en general. Muestra a tu familia la diversidad cultural o étnica y cómo nos permite mejorar y aprender mutuamente, educando en valores como la solidaridad, el compañerismo y la construcción de una sociedad más justa y sostenible.

5. Piensa globalmente y actúa localmente. No sólo debemos cambiar nuestros comportamientos personales, sino que debemos unirnos como sociedad civil de cara a cambiar estructuras.

Por último, las organizaciones de “Enlázate por la Justicia”, proponen un desafío a la comunidad educativa y le invitan a incluir el próximo CURSO ESCOLAR los principios del “Decálogo Verde” en sus actividades de educación formal y no formal.

sábado, 1 de julio de 2017

LXXIV Asamblea General de Cáritas Española DECLARACIÓN FINAL



Los miembros de la LXXIV Asamblea General de Cáritas Española, celebrada en la localidad madrileña de El Escorial los días 30 de junio y 1 de julio de 2017, aprobaron una Declaración Final en la que expresan "un ser y hacer comprometidos con la caridad y la justicia social".


“La Iglesia nos llama al compromiso social.
Un compromiso social que sea transformador
de las personas y de las causas de las pobrezas,
que denuncie la injusticia, que alivie el dolor
el sufrimiento y sea capaz también de ofrecer
propuestas concretas que ayuden a poner en práctica
el mensaje transformador del Evangelio y asumir
las implicaciones políticas de la fe y de la caridad”.

 
(Conferencia Episcopal Española, Inst. Past. Iglesia, servidora de los pobres, 40)

Proclamando juntos “la grandeza del Señor” y expresando “la alegría de nuestro espíritu en Dios nuestro Salvador”, los representantes de las 70 Cáritas Diocesanas que integran la Confederación Cáritas en España hemos reflexionado en este encuentro anual sobre los signos de esperanza y los síntomas de incertidumbre que compartimos a diario con los cientos de miles de personas que acompañamos en nuestra red estatal de acogida e inserción.

El nuevo ciclo económico iniciado hace tres años ofrece motivos para el optimismo, porque la evolución positiva de algunos indicadores socioeconómicos tiene relación directa con la situación concreta y cotidiana de muchas personas. Ahora bien, cuando los dramáticos efectos de la crisis parecen desdibujarse de las preocupaciones ciudadanas, queremos llamar la atención sobre la rigurosa constatación que acaba de hacer pública la Fundación FOESSA de que 7 de cada 10 hogares no perciben todavía que los efectos de la recuperación económica les hayan llegado.

Somos testigos directos de cómo muchas familias siguen padeciendo las consecuencias de unas condiciones de precariedad que, como venimos alertando desde hace tiempo, son el resultado directo de nuestro modelo socioeconómico.

Con el inicio de un nueva etapa de recuperación y crecimiento, vuelve a inquietarnos el riesgo de que se repitan errores pasados, siga sin incidirse de raíz en los fallos estructurales de la desigualdad y, bajo la euforia de la poscrisis, una parte de la sociedad quede relegada y continúe sin tener garantizados sus derechos básicos.

Nos preocupa que se consolide en la ciudadanía la idea de que la pobreza es algo natural y de que el hecho escandaloso de que millones de personas permanezcan por debajo del umbral de la pobreza, acuciadas por las condiciones de precariedad y abocadas a un futuro lleno de incertidumbres, forma parte del paisaje inevitable de la cuarta economía de la zona euro.

Reafirmamos, por ello, cuando se cumplen 70 años de la creación de nuestra institución, un ser y hacer de Cáritas comprometidos con la caridad y la justicia social. Con una caridad, que para servir a la exigencia de calidad, necesita de la profundidad de la denuncia social y de la propuesta de un modelo social orientado hacia la transformación de la realidad y la defensa del derecho de todos a acceder al bien común en una Casa que es de todos.